Millones de personas pasan al menos ocho horas al día sentadas en cubículos u oficinas sin ventanas, rodeadas de paredes de concreto y poca ventilación. Estos espacios pequeños e iluminados con luces fluorescentes generan una sensación de encierro, falta de vitalidad y motivación.

Según la Maestra en Psicología Analítica, Daphne Trías, trabajar en este tipo de ambientes deprime. “El que un lugar esté oscuro, con luz de foco, claro que deprime. Incrementa el estado de ansiedad en cualquier persona el estar encerrado, por eso los calabozos: era un tipo de tortura en cuanto a espacio, color y tiempo.”

 

A continuación te damos 11 beneficios del verde en tu entorno laboral:

1. Ayuda a aumentar la creatividad.
2. Alivia la fatiga ocular.
3. Elimina sentimientos negativos.
4. Reduce el estrés.
5. Genera una decoración natural que puede lucir muy atractiva.
6. Aumenta la productividad.
7. Disminuye la depresión y la ansiedad.
8. Facilita la lectura y la concentración.
9. Promueve la armonía.
10. Da una sensación de frescura.
11. Recuerda a la naturaleza, por lo que automáticamente genera sensaciones de paz, equilibrio y tranquilidad.

Según Trías, “el verde es importante en lugares y cubículos cerrados. Después de la Segunda Guerra Mundial, se hicieron hospitales, escuelas y centros de salud verde claro, para darle tranquilidad y relajación a la gente”.

Si tu ambiente de trabajo carece de plantas o paredes verdes, tú mismo puedes llevar las tuyas. Si utilizas plantas sintéticas, como enredaderas, tu cubículo puede lucir más atractivo y, además, no tendrás que preocuparte por regarlas, pues al ser sintéticas, no necesitan agua y nunca ensuciarán tu lugar de trabajo.